Skip to Menu Skip to Search Contacte con nosotros Chile Páginas Web e Idiomas Skip to Content

SGS ha desarrollado una gama de servicios para ayudarle a determinar y proteger el valor de los vehículos usados que se devuelven al término de sus plazos de leasing y antes de ser recomercializados.

Si un vehículo se devuelve con daños que superan las expectativas razonables (desgaste excesivo), el valor de reventa se verá negativamente afectado. Nuestras inspecciones de vehículos usados le proporcionan un cálculo independiente e indiscutible del valor de cada vehículo devuelto, de manera que usted pueda reclamar al arrendatario el coste de las reparaciones o la diferencia respecto del valor del mercado.

Desde el registro de daños en el coche, hasta la pérdida de documentos o llaves de repuesto, nosotros seguimos los procedimientos y normas del negocio que hemos acordado con usted de antemano.

Nuestros clientes incluyen importantes fabricantes de automóviles, sus compañías asociadas de servicios financieros, compañías de gestión de flotas de vehículos, compañías de alquiler de coches e importantes sitios de subastas de automóviles.

Cómo le pueden ayudar las inspecciones de vehículos usados

Al encargar a SGS que lleve a cabo sus inspecciones de vehículos usados, usted se beneficiará al instante de las siguientes ventajas:

  • Inspección independiente de terceros realizada por profesionales capacitados
  • Criterios y procedimientos de inspección estandarizados en todos los países
  • Informe electrónico estandarizado tanto en el idioma local como en el idioma común de su elección
  • Un informe a medida y flexible que servirá para tramitar las reclamaciones y agilizar la reventa del vehículo
  • Cálculo estandarizado e indiscutible de costes y determinación uniforme del desgaste por todas las zonas geográficas
  • Reducción de gastos superfluos y administrativos con una mejor recuperación
  • Una plataforma abierta y transparente que provee estadísticas de gestión por Internet, accesibles para usted y sus clientes
  • Intercambio de datos electrónicos e integración óptima en su flujo de trabajo y sus procesos

Un proceso exhaustivo de inspección y presentación de informes

Aunque nuestras inspecciones de vehículos usados pueden adaptarse completamente a sus requisitos, normalmente implican tres etapas principales.

Etapa 1: la inspección
Inspectores de SGS especialmente capacitados registran toda la información técnica del coche, incluyendo la marca, el modelo, la serie, el tipo de combustible, el perfil y los accesorios. Verifican la presencia de llaves y documentos, el estado de los neumáticos, etc. A continuación toman nota y fotografían cualquier daño.

Etapa 2: el cálculo
Los datos recogidos durante la inspección se envían electrónicamente a una aplicación propiedad de SGS denominada VIMS (Sistema de Gestión de Inspección de Vehículos). Teniendo en cuenta todos los resultados de la inspección, la aplicación VIMS provee un detallado análisis de costes de cada uno de los defectos del coche.

Etapa 3: los informes
Normalmente se emiten dos informes:

El informe de estado, que es un informe independiente que contiene todos los datos del coche tal y como fueron recogidos y registrados durante la inspección. Se completa con el cálculo de los costes de los daños.

El informe de evaluación es un derivado del informe de estado. En él figuran todos los daños que requieren ser enumerados por el cliente. Este informe normalmente se suministra a los distribuidores de automóviles y no contiene los cálculos pormenorizados de los costes, sino que solamente figura el coste total (si hace falta).

Hay muchas maneras de ver los informes completados;

  • Envío del enlace web a través de correo electrónico
  • Acceso por Internet al servidor de SGS
  • Transferencia electrónica a una aplicación que utilice XML u otros métodos de transferencia de datos según sea necesario.